01_sputnik¡Estamos de vuelta! Perdonad la ausencia, el verano nos ha pasado factura… Amigos de “Nunca fuimos de notable”, por si no lo sabíais, trabajar mucho es malo, ¡y en verano más! Así que ahora que vuelve un poco la calma a nuestras vidas y que algunos de nosotros nos hemos retirado al monte en busca de la paz que no encontrábamos en Madrid, retomamos el proyecto bloguero con ganas.

Acabamos la primavera con la apertura de un roco en Colmenar Viejo y empezamos el otoño con otra inauguración en Alcobendas, el Sputnik Climbing Center. Si lo presentásemos como “rocódromo” nos quedaríamos cortos a la hora de describir lo que en realidad pretende ser. Ahora entenderéis por qué.

Durante nueve meses, más de treinta personas han creado el centro de escalada más grande de la Comunidad de Madrid. Digamos que ha sido como un parto comunitario de consecuencias aún incalculables. Pensad, por ejemplo, cuántas personas podrán entrenar en sus más de 1500 metros cuadrados escalables, cuántos niños se iniciarán en esta práctica deportiva en un apartado de 400 metros cuadrados diseñado especialmente para ellos… o cuántos profesionales de esta disciplina se prepararán para las olimpiadas ahora que, por fin, es deporte olímpico.02_sputnik

Los cuatro grandes valores del imperio Sputnik

El denominado “Sputnik Climbing Center”, inaugurado el pasado 21 de octubre de 2016 en la calle La Granja 100 de Alcobendas, no pretende ser sólo un sitio donde escalar.03_sputnik Aspira a convertirse en un centro de educación y ocio cuyas bases sean cuatro grandes valores: optimismo, superación, igualdad y conciencia ambiental, ahí es nada, ¿eh?

El optimismo va de serie en los escaladores. De otra forma no se explica que nos atrape la emoción de atarnos a una cuerda, dispuestos a comernos la pared hasta el final. Desde nuestro punto de vista va bastante unido al siguiente valor sobre el que se sostiene Sputnik: la superación. Sólo con optimismo uno es capaz de ponerse retos y superarse. Sputnik enfoca esta aptitud, sin embargo, al hecho de que la escalada sea un deporte colaborativo (no competitivo) en el que prima superarnos a nosotros mismos y compartir triunfos.

No obstante, si hay dos valores que quieren potenciar y que nos han gustado por su inexcusable necesidad, son los de igualdad y conciencia ambiental. Tradicionalmente los entrenamientos de escalada se han sostenido sobre continuos ejercicios de fuerza que a muchas mujeres (y hombres, por qué no decirlo) nos dejaban fuera de juego a mitad del entreno. Es hora de darle importancia a otras cualidades 04_sputnikfundamentales en las que nosotras podemos lucirnos más, como la elasticidad o el equilibrio. Hablan en la web también de trabajar la confianza, el control mental, la imaginación o la intuición. Un entrenamiento mucho más completo para todos los deportistas, con independencia del género o de las condiciones físicas.

Y, por último, la conciencia ambiental. Ya que los escaladores tenemos el privilegio de practicar nuestra actividad en el medio natural, seamos responsables con el entorno y cuidémoslo al máximo para nosotros y para las generaciones que vendrán detrás. En este aspecto, Sputnik ha contado con la ayuda de la asociación “Escalada sostenible”, quienes a partir de ahora tendrán su sede en la Calle La Granja 100 de Alcobendas como parte del equipo Sputnik.

Cuando la realidad supera a los sueños

Fernando Hernández, director del centro, pensaba en grande cuando decidió involucrarse en este proyecto (económicamente sustentado por un grupo de inversores), pero es posible que el resultado final no entrase dentro de su imaginación. 1200 metros cuadrados de escalada. 25 vías de más de 12 metros. 700 metros cuadrados de Boulder. 400 de sala infantil. Eso sin contar con la cafetería, la terraza, las aulas, la sala de pilates, los vestuarios, los despachos, y hasta un espacio dedicado a la fisioterapia. Todo repartido en tres plantas de acción sin límites.

La máxima aspiración es crear una comunidad de escaladores, algo que no será complicado si tenemos en cuenta a las 14 personas que integran el equipo y a los 200 clientes con los que ya contaban antes de abrir sus puertas. Las redes sociales han supuesto una potente arma para lograrlo. Ahora ellos son los protagonistas. De ellos depende que el éxito se alargue de forma indefinida y de que nosotros podamos contároslo. Esperamos poder visitarles dentro de poco. Mientras, nos tendremos que conformar con lo que nos transmitan nuestros amigos desde Madrid (nos dais envidia, pero en el Pirineo Aragonés se está mucho mejor 😉 )

Si os queréis sumar a la gran familia Sputnik, apuntaros a los entrenamientos dirigidos o estar al día de los eventos que organicen, aquí tenéis su web. Lo dicho: ¡larga vida a Sputnik Climbing Center!01_sputnik

PD: Si alguno de los lectores ha estado… ¡compartid la experiencia! Dejadnos un comentario o mandadnos reseña a sugerencias@nuncafuimosdenotable.es

¡Abrazos para todos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.