escuain8¡Saludos! Estrenamos mes de esos que cuesta acabar, ¿verdad? Entre la vuelta a la rutina y los asuntos pendientes uno desearía echar marcha atrás y volver a agosto… ¡pero es lo que nos toca! Así que hagámoslo con humor, ¿por qué no?

En el anterior capítulo empezamos a contaros uno de los fines de semana más intensos del verano. Tras finiquitar el sábado 14 de agosto totalmente agotados, ya sólo nos quedaban unas horas del domingo para apurar. Decidimos escoger uno de los barrancos más bonitos del Pirineo Aragonés: la Garganta de Escuaín.

Escuaín es especial, un barranco asequible por el que hasta los niños pueden avanzar sin dificultad. Para incrementarle el nivel de exigencia entramos por Lugar, ¡lo pasamos en grande!

escuain1El reto de llegar a Lugar

Tomando como punto de partida el municipio de Aínsa, cogemos la carretera a Francia y al llegar a Escalona nos dirigimos al Cañón de Añisclo. A partir de ahí las indicaciones a Escuaín son claras.

En el pueblo dejamos el coche e iniciamos caminata, aproximadamente cinco o diez minutos. En dirección a las surgencias del Río Yaga pronto veremos un destrepe que más que destrepe es un ¡sálvese quien pueda! Se trata de un barrizal cuyos únicos frenos son las raíces de los árboles, colocadas de forma natural a modo de escaleras.Rápel 2 Lugar

Imaginamos que la complicación en el acceso es un hándicap para meter a clientes de empresas de aventura en este barranco… prácticamente no había afluencia de personal, solo un grupo detrás de nosotros bastante numeroso. Una vez alcanzada la cabecera del primer rápel el descenso es sencillo.

Básicamente se trata de una sucesión de rápeles, el de mayor altura de unos 32 metros. Es un barranco seco, aunque el neopreno nunca está de más por si aterrizamos en alguna pocita poco profunda. Nosotros descendimos cuatro, de veinticinco, siete, veinticinco y treinta y dos correlativamente. El segundo y el tercero es posible unirlos si llevas suficiente cuerda. Optamos por hacerlos por escuain2separado por una cuestión simple: yo. Sí, soy un poco lastre, ¡ya lo siento! Aún necesito descender con cuerda de seguridad y dicha cuerda no daba para tanto…

Nosotros os recomendamos probarlos unidos, pues para rapelar el tercero debes desplazarte por la pared hacia la derecha… la instalación está algo alejada. No obstante se puede avanzar por una pequeña repisa.

Enseguida nos topamos con el último, desde mi punto de vista el más bonito. Vas descendiendo y más o menos en la mitad la pared desaparece durante unos metros, ¡es genial! El barranco, como veis, es sencillo si no tienes vértigo, y rápido si no llevas a una persona necesitada de una cuerda de seguridad… estoy trabajando en ello, intuyo que en breve lo lograré 😉 

panorámica lugar

Escuaín, la joya de la zona

Ya os lo decíamos antes, Escuaín es especial. Hablamos de una garganta amplia, muy acuática, desnivel inapreciable, con un paisaje espectacular (siendo sinceros en Pirineos en difícil no encontrar paisajes espectaculares, pero lo de esta garganta es… ¡una pasada!).

escuaín chuli

A Escuaín se puede acceder por Lugar o por un camino, el mismo que para ir a Lugar (atraviesas el pueblo y dejas a la izquierda la iglesia) siguiendo una senda catalogada de delicada (resbala, ¡ojo!). Tampoco debemos olvidar que estamos en los límites del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Esta es la opción que lasescuain3 empresas acostumbran a escoger…y aquí sí, encontrarás más cantidad de gente.

Aunque sea un barranco frecuentado, hemos de decir que la ausencia de rápeles hacen placentero el avance. El foco de atención se distribuye entre tantos rincones… toboganes, saltos bajos, pasamanos, una marmita muy fotogénica… ¡hasta un sifón estupendo que parece que te traga cuando quieres colarte en él! Cualquiera diría que te vas a meter en un agujero negro sin salida… y como además es una cascadita la que te empuja hacia adentro igual experimentas algo de pánico transitorio. Sin embargo, merece la pena el esfuerzo. Si no ha llovido recientemente hay quienes deciden bucear para salir al otro lado de la piedra.

salto escuaín¿Conclusión? A nosotros nos encantó Escuaín. Tardas unas dos horas en descenderlo y a todo el mundo le gusta… ¿por qué? Pues porque aparte de lo mencionado, la Garganta de Escuaín ofrece un subidón de adrenalina increíble al llegar al final. Se trata de un salto de… ¡catorce metros! Los intrépidos satisfacen aquí sus ansias de aventura. Los demás nos conformamos con rapelar, el rápel también es una maravilla, ¡que conste!

La única pega que tiene es el retorno… una cuesta infumable de media hora. No quiero imaginarme lo que debe ser subirla con clientes poco aficionados al deporte… ¡jajaja!escuain7

El proceso de montaje del vídeo ha sido arduo, pero… ¡ya lo tenemos! Gracias a Javi y a Damián, que con paciencia y buena letra lo han sacado adelante para mostraros este fantástico resultado.

¿Siesta o viaje de vuelta?

Siesta, obviamente, ¡jajajaja! Llegamos sobre las cuatro a Boltaña, pero a Joaquín y a Damián les esperaba un largo viaje de vuelta a Madrid. Los afortunados dormiríamos a pierna suelta aquella tarde. No solo eso, nos levantaríamos aliviados de saber que aún nos quedaban dos semanas por disfrutar en la zona. ¿Más barrancos? ¡Por supuesto! Hay que aprovechar, que luego eso no lo tenemos en Madrid ^^

ESCUAÍN

¿Y vosotros qué? ¿Cómo va el síndrome posvacacional? ¿Qué aventuras estáis planeando para superarlo? ¿Escalada? ¿Senderismo? ¿Quizá rezando ya para que nieve y practicar raquetas o alpinismo? Sea lo que sea que se os esté pasando por la cabeza… ¡compartidlo! Este correo es todo vuestro: sugerencias@nuncafuimosdenotable.es.

¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.