FURCO 5¡Saludos! Perdón por la demora, hemos arrancado el otoño con muchos cambios y teníamos al blog a pan y agua, ¡no volverá a ocurrir! En Nunca fuimos de notable procuramos llevar una dieta equilibrada 😉

A estas alturas por todos es sabido que además de la escalada nos motiva mucho el barranquismo. Lo pasamos en grande chapoteando, en aguas gélidas del Pirineo Oscense a ser posible. Este amor incondicional apareció sin previo aviso en el año 2011. Como todo buen romance las experiencias positivas se fueron imponiendo a las incertidumbres de la novedad… pero para eso hubimos de superar las novatadas de rigor.

El Viandico y el Furco accedieron encantados a que pisásemos sus gargantas. Del primero tenéis todos los detalles aquí; del segundo os contaremos en las próximas líneas.

En compañía de “Sendas de agua”

No hay nada como dar con la empresa adecuada para adentrarte en los pormenores de una actividad desconocida. Nosotros dejamos esta tarea en manos de Javi. Sendas de agua” resultó seleccionada y desde entonces han sido varios los encuentros con ellos más allá de lo estrictamente profesional.

En 2011 ya llevábamos un tiempo escalando. Era lo más parecido al descenso de cañones que habíamos hecho, ¡ya me diréis qué tiene que ver una cosa con la otra! Así que partiendo de esto, la opción más razonable era iniciarse como lo hacen todos los novatos que vamos al Pirineo Aragonés… ¡en el Viandico y en el Furco!

FURCO 4

Todo en uno, el pack ideal

En el Viandico no nos detendremos demasiado dado que ya existe una reseña homenajeándolo. Tan solo diré que la noche anterior a hacerlo me acosté traumatizada pensando en el salto de ocho metros. ¿Podría o no podría hacerlo? ¡Pues sí! A veces se trata de decisión ^^ El Furco no me pondría en la tesitura de saltar o no saltar…me pondría en otras.

FURCO 11Esta segunda garganta es excepcionalmente bella. A lo largo de sus quinientos metros encontraremos todo lo que vamos buscando en un barranco: rápeles, saltos y toboganes encajados en un entorno que te dejará con la boca abierta.

El desnivel acumulado ronda los 140 metros. A pesar de la brevedad es altamente recomendable y permite combinarse con otros dos barrancos cercanos, Sorrosal y Gloces.

¿Cómo se accede? Desde nuestro frecuente punto de referencia, Aínsa, nos dirigiremos a Broto por la N-260. Al llegar al cruce que nos llevaría a Buesa nos topamos con el cauce del Furco. Aparcaremos por la zona y continuaremos andando por la carretera hasta una senda balizada a Buesa.

El barranco es acuático. Hay quienes se animan a hacerlo en pleno invierno con el manto de nieve presidiendo el paisaje. Nosotros lo hemos hecho en primavera y en verano y nada que ver una experiencia con la otra. Mi experiencia en primavera, que fue cuando lo descendimos por primera vez, fue lamentable. Tanto que he tardado cuatro años en curarme las heridas mentales, ¡jajaja! Ahora que por fin he disfrutado de sus encantos os lo puedo contar mejor.

El parque acuáticoFURCO 8

Como os comentábamos, el Viandico y el Furco fueron testigos de nuestro ritual de iniciación. El Furco se antojaba más difícil por la longitud de alguno de sus rápeles, pero habiendo escalado es lo que menos impresiona. Lo que seguro que no haces cuando desciendes una vía de escalada es luchar contra una cascada de agua que amenaza a cada instante con separar tus pies de la pared.

El Furco empieza en un muro de contención de cinco metros desde el que puedes bajar uniéndolo al primer rápel de veintidós metros. Si optas por hacer solo los veintidós metros (lo habitual) tendrás que avanzar por un sencillo pasamanos hasta la cabecera. Este rápel no muestra ninguna dificultad, es muy vertical y en la reunión de la derecha te libras de tocar agua.

FURCO 1

El siguiente, de doce metros, se presenta ligeramente mojado. Si coges la posición buena es imposible resbalar porque no tiene irregularidades. A continuación veremos un tobogán de ocho metros que desemboca en una FURCO 2poza. Para repetirlo o probar a llegar a la poza saltando seis o siete metros, lo aconsejable es instalar una cuerda e ir remontando por dicho tobogán. Valorar que la poza posea suficiente agua es fundamental. Cabe la posibilidad de rapelar el tobogán.  FURCO 7

El origen del trauma

Éste es el punto conflictivo, pues justo en la misma poza se encuentra la cabecera del tercer y último rápel (veinte metros) y eventualmente se producen aglomeraciones. Por fortuna hay dos reuniones. No obstante, si te toca esperar metido en el agua igual te quedas pajarito…el carácter encajado del barranco impide la entrada del sol.

Aquí se produjo el trauma que me duraría cuatro años… Este rápel sí lleva agua en una de las cabeceras. Yendo en verano la poza no estará excesivamente desbordada y caerá un chorrillo asequible. Ojo, en primavera es muy diferente.

Nosotros la primera vez fuimos en Semana Santa… nos pareció curioso rapelar con agua… maldita la hora. La cascada caía con fuerza, se me fueron los pies y temí ahogarme mientras intentaba recolocarme. Ir con un guía fue clave: me bajó por la cuerda de seguridad y todo quedó en un susto.

furco rápel

Desde entonces mi cabeza asociaba “Furco” con sufrimiento. Hasta que este año decidí cambiar esa sensación. Tan negativa había sido aquella experiencia que era incapaz de recordar nada del barranco aparte de este horrible rápel. Ahora analizándolo he de decir que me parece un barrancazo, valga la expresión.

Por cierto, antes de acabar hay otro pequeño tobogán, desaconsejable en épocas poco lluviosas porque no caes en una poza…sino en una especie de charquito.

Finalmente, ¿cómo volvemos? El retorno es muy corto pero no te saca al punto de partida. Interesante la combinación de coches. Eso o que un par de compañeros se acerquen a por los vehículos mientras el resto se desprende de los neoprenos… Andando por un PR se tarda 15 minutos.FURCO 6

En fin…nada más que decir, que es una pasada y que lo hagáis, el Furco es de los pocos barrancos idóneos en cualquier época del año.

¿Alguno lo habéis hecho? ¿Qué os pareció? Esperamos vuestras impresiones o sugerencias, en Nunca fuimos de notable tenemos un espacio especial reservado para todos vosotros.

¡Abrazos!

Fuentes:

Algunos de los datos aquí referenciados los tenéis en “Barranquismo en el Pirineo. Aínsa y Alrededores” libro realizado por maYencos Canyoneering Technical Meeting.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.