DSC_1489¿Qué tal, amigos de “Nunca fuimos de notable”? ¿Cómo van los primeros síntomas de alergia primaveral? ¿Y las lluvias torrenciales del mes de abril? ¿Sintiendo ya el calor pegándose al cuerpo? Una maravilla esta estación en la que estamos… con todo lo bueno y lo malo.

Lejos quedan ya los pocos días de nieve que el tardío invierno nos dejó. Esperamos que os diese tiempo a salir a esquiar, practicar alpinismo o hacer alguna rutita de raquetas de nieve. Nosotros hemos probado esto último por segundo año consecutivo. Ya os contamos nuestra experiencia en La Pineta (Huesca). Esta vez nos hemos conformado con algo más cercano: La Morcuera (Miraflores de la Sierra, Madrid).

La excursión se produjo a mediados de marzo, cuando teóricamente habría más nieve en “La Cuerda Larga“, mítica ruta madrileña que ronda los 19 kilómetros, con sus nueve dosmiles y unas vistas espectaculares de la sierra de Guadarrama. Nuestro recorrido consistiría, aproximadamente, en ocho kilómetros desde el Puerto de La Morcuera al pico de Los Bailanderos (final de la Cuerda Larga) y regreso al aparcamiento.

DSC_1500

Pero… ¡si no hay nieve!

Las últimas precipitaciones y las imágenes en los medios de comunicación con las grandes nevadas a las puertas de la primavera hacían soñar con centímetros de nieve recién caída, un paraíso blanco y fresco preparado para ser pisado por nosotros. La aventura sería, sin duda, digna de contar al llegar a casa.

Así que, con toda la ilusión de la que pudimos aprovisionarnos, alquilamos raquetas de nieve y palos, madrugamos y nos plantamos a eso de las nueve de la mañana en el parking de La Morcuera.

DSC_1505Y todo… ¿para qué? Para encontrarnos más solos que la una, con cuatro copos de nieve y un montón de pares de raquetas que se pasarían más tiempo a nuestras espaldas que a los pies allanando el camino.

Un paseo a Los Bailanderos

Ya que estábamos allí no íbamos a volvernos a casa. Además, el día realmente pintaba bien. Poca nieve, sí, pero un sol radiante, buena temperatura, un camino por recorrer para nosotros solos… Javi, Damián, Fer, Iña, Chiqui, Cris Álvarez, Moni y yo nos enfundamos la ropa de abrigo y sin resignarnos arrancamos con las raquetas a cuestas.

La ruta es sencilla. Se trata de alcanzar La Najarra, a 2.120 metros, y Los Bailanderos, rondando los 2.135 metros de altitud. El principio del recorrido es prácticamente llano, hasta que nos acercamos a La Najarra y se intuye el desnivel. En este punto algunos decidimos colocarnos las raquetas, por aquello de usar algo que has pagado… básicamente. Pero no hay cosa más incómoda que pisar piedras con raquetas, en serio.

Al alcanzar el collado que separa La Najarra de los Bailanderos, aprovechamos para picotear algo, echar fotos y, por supuesto, quitarnos las raquetas. El tramo de subida a Los Bailanderos acusa algo más de desnivel, pero no es demasiado largo. Se observa nieve, pero no la suficiente como para emplear material técnico aparte de las botas de montaña.

DSC_1498

De camino a las cervezas

Después de un breve descanso acompañado de víveres diversos iniciamos el descenso. Ahora la nieve se presenta blanda por el calor del sol y nos cruzamos con senderistas menos madrugadores. Al alcanzar la zona del inicio, poco antes de llegar al aparcamiento, se concentran las familias con sus trineos, intentando sacar partido a la nieve que aún se resiste a desaparecer hasta el año que viene.

Nada tiene que ver el parking que abandonamos cuatro horas antes. No cabe ni un alfiler. Los tardíos visitantes nos preguntan si ya nos vamos para cederles el hueco de nuestros coches. Tremendo lo de los domingos en la sierra de Madrid. Sinceramente, no deja de resultarme curioso el imán de la naturaleza en cuanto asoma el sol. Y nosotros, que no somos de multitudes, nos vamos encantados rumbo a Colmenar Viejo, a por una cervecita y un aperitivo.

Así concluye el capítulo en el que ocho amigos se fueron a la nieve a clavar raquetas en tierra, pero en el que descubrieron que, aún así, siempre hay historias dignas de contar cuando la montaña conforma el escenario de la aventura.

DSC_1487

Esperamos que vuestras salidas al monte este invierno cumplieran las expectativas en mayor medida. ¿Os habéis iniciado en el esquí? ¿Habéis hecho escalada en hielo? ¿Habéis practicado alpinismo? Dadnos envidia, ¡nos dejamos! Podéis enviar vuestras historias a nuncafuimosdenotable@gmail.com, ¡las publicaremos todas!

¡Feliz primavera! ¡Abrazos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.