plano general¡Bienvenidos de nuevo a Nunca Fuimos de Notable y perdón por la demora! Hemos estado inmersos en un viajecito exprés al Pirineo Aragonés y teníamos esta historia pendiente.

No sé si os acordáis de Cecilio López-Tercero. Cecilio era, al igual que la espeleología de exploración que practica, un aficionado anónimo hasta que en el mes de septiembre quedó atrapado en una cueva de Perú (Intima Chay) a 400 metros de profundidad. Aquello fue especialmente sonado por la falta de ayuda proveniente del gobierno español, cuestión que sigue generando debate a día de hoy y de la que, entre otras cosas, estuvimos hablando en la Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Callao (Madrid).

El pasado mes de enero arrancó el ciclo de conferencias “Conoce la Montaña”, un ciclo que hace especial incapié en la historia del montañismo madrileño. El miércoles 25 de febrero tuvo lugar la charla con Luis Díez, coordinador del rescate de Cecilio López, y el propio Cecilio prácticamente recuperado de las lesiones sufridas tras cuatro meses llevando corsé. En la sala coincidimos personas de toda edad y condición, dejando entrever una vez más el interés por el mundo de la montaña y la necesidad de acercarla al público.

Primeras horas desde el accidenteCartel Ciclo de Montaña

El encuentro comenzó con un vídeo explicativo en el que se nos introducía en la cronología del accidente. Al día siguiente del suceso ya se estaba trasladando el primer equipo de rescate de los cuatro que se desplazarían desde España. Hasta el quinto día no llegarían los primeros sanitarios a atender al accidentado, y es curioso saber que mientras eso ocurría a Cecilio se le estaba tratando el dolor de la posible fractura en las vértebras lumbares con nolotil y aspirinas… Con el grupo médico la morfina empezó a entrar en escena.

Cecilio no iba solo. Iba con un grupo que no alcanzaba la decena, pero en un momento dado se quedaron solos él y su compañero Gustavo, un mexicano al que le debe la vida por su rápida actuación en las primeras horas. Al poco de caer, Gustavo protegió al herido como buenamente pudo y subió a la superficie a por mantas y comida para pasar la noche. Había peligro de hipotermia: el ambiente era de nueve grados y el porcentaje de humedad del 100%. De no ser por la mente fría de Gustavo hoy Cecilio no estaría pensando en las próximas expediciones.

Complicaciones sobre la marcha

Las particularidades de la cueva hicieron que el rescate se demorase hasta un total de doce días. A pesar de que la cueva la descubrieron en 2013, la información que se tenía sobre ella para efectuar el rescate con celeridad era muy escasa. Estaban a 3200 metros de altitud, en una zona remota y en un país donde no hay espeleosocorristas formados para actuar de inmediato en caso de accidente.

Luis y Cecilio

Los expertos de espeleosocorro de la Federación Madrileña de Espeleología que viajaron desde la capital tampoco conocían al detalle la morfología de la cavidad, de modo que el análisis y la valoración para saber cuánta ayuda se requería se hacía in situ. La gente se movilizaba sin parar para ayudar en Perú sin tener certeza de que les dejaran pasar la aduana del aeropuerto con el material de rescate. De hecho, parte de aquel material llegó a su destino cuando Cecilio ya estaba a salvo rumbo a Madrid. Por otro lado, cuando era imposible acercarse al campo base en helicóptero subían en mula, alargando los tiempos más de lo que les hubiese gustado (el tiempo medio desde que el grupo salía de Madrid hasta que llegaba al campo base era de tres días de media).

En el vídeo se observan, además, tramos de la cueva en los que la anchura era justamente la de la camilla de Cecilio, viéndose obligados a ponerse en fila pegados a la pared deslizándola lentamente y luego teniendo que pasar por encima del herido para continuar la cadena. Impresionan esas imágenes en las que el accidentado permanece sedado sin ser consciente de que cualquier movimiento en falso podía provocarle la sección de la médula espinal y el magnífico trabajo desarrollado por el más de medio centenar de personas para que esa posibilidad nunca ocurriese.

Cecilio continúa sin frenoCecilio pensativo

Mucho se ha hablado de los costes de este delicado rescate. Si sumas desplazamientos, material y estancia la cantidad supera los 120.000 euros, de los que sólo 18.000 cubrió el seguro de Cecilio (no existe en España una compañía que cubra más de ese dinero en la modalidad de espeleología, y lo confirmó uno de los asistentes del público casualmente trabajador en ese sector). Buena parte de las personas cercanas a Cecilio pusieron en marcha una iniciativa de Crowdfunding para sufragar gastos y otra conocida compañía adelantó el resto.

Cecilio lleva quince años explorando cuevas nunca antes pisadas por el ser humano. Desde el accidente se le está dando la oportunidad de hablar de su labor. Con estas conferencias lo que quieren hacer es reivindicar la espeleología de exploración con sus diferentes vertientes, pues abarca la investigación a cerca de la hidrografía del lugar y los aspectos biológicos y arqueológicos que la sociedad desconocería de no ser por estos montañeros intrépidos que se juegan la vida en cada aventura.

A pesar de los pesares a Cecilio le quedan muchísimas fuerzas y la inquietud del explorador que lleva dentro. Seguro que en nada vuelve a aquella cueva que no terminó de analizar y que, entonces sí, todos nos enteraremos de sus logros.

Desde Nunca Fuimos de Notable nos quedamos con el componente solidario de esta (ahora sí) preciosa historia que rebosa compañerismo y toda una lección de trabajo en equipo. Esperamos que el vídeo de aquella conferencia sea público en poco tiempo, o que al menos ese libro y esa película que les han ofrecido desarrollar al hilo de esta trama nos permitan algún día documentarnos mejor para contarles a las próximas generaciones este verdadero hito del mundo montañero.

¿Alguno de vosotros estuvo en la conferencia? ¿Participasteis en el crowdfunding? ¿Practicáis espeleología? Tenemos hueco para eso y para mucho más, ¡esperamos vuestros comentarios!

Un abrazo

5 comentarios

  1. me gusta mucho como relatais esta noticia

  2. Muy chula esta entrada, aprovecho para felicitaros por esta página, que os he encontrado por internet y me parecen todos los
    contenidos muy interesantes =)

    • Cristina Aibar

      Muchas gracias a vosotros por el interés, esperamos veros por aquí a menudo 😉 Y si queréis compartir experiencias montañeras este es vuestro espacio. Un abrazo.

  3. me gusta mucho como relatais esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.