IMG-20151122-WA0015Se pone de largo el otoño, despiertan esos colores ocres… mezclas de marrones, verdes anaranjados… para mí una de las mejores estaciones del año y en la que todos deberíamos disfrutar de los paisajes que nos deja.

Puente de Octubre, hay que aprovechar esos pequeños momentos que tenemos para desconectar de la rutina, teléfonos, trabajos, problemas… Qué mejor manera que perderse por los Picos de Europa. ¿Dónde se encuentra esta ruta? Enlaza uno de los últimos pueblos de León, Caín, con los primeros pueblos de Asturias, Poncebos. Nosotros decidimos hacerlo en este sentido, aunque se puede hacer a la inversa.

Llegamos a Caín, por fin… eso que muchas veces deseamos pero que nunca logramos: ¡¡¡¡cero cobertura!!!! Dos días totalmente incomunicados… tan solo a veces con el Wi-Fi que te daban los albergues de este pueblo. Nos alojamos en un albergue donde la atención, sin duda, fue magnífica y muy cálida. Como diría yo… tan familiar sin ser nada EL DIABLO DE LA PEÑA. Tuvimos unas cuantas dudas sobre el tiempo que nos haría, pero ¡SUERTE! Amaneció el domingo despejado y soleado.

IMG-20151122-WA0005

Bordeando el Cares desde las alturas

Es una ruta larga, 12 km de ida hacia el pueblo de Poncebos. Puedes alojarte allí, pero nosotros decidimos volver hacia Caín, 24 km de ruta en total. Suena pesado, ¿verdad?  Pues para nada.

IMG-20151122-WA0004

Empiezas la ruta tallada en las rocas de las montañas. Transcurre por un camino evidente por el desfiladero del río Cares. Sus aguas cristalinas te dejan imágenes que jamás querrás olvidar. Encontraremos al poquito de comenzar a caminar zonas tuneladas, con “ventanales” que te dejarán disfrutar y entrever el río Cares; sentirte como una hormiguita ante los macizos de los Picos de Europa. IMG-20151122-WA0002

Continuamos la ruta… al ser festivo y un magnífico día, el camino estaba muy transitado… no hay problema, tiene anchura suficiente. Gente de todas las edades, niños, adultos… unirte  a algún grupo e ir comentado lo que ves… si el día te pilla despejado, entrever el Naranjo de Bulnes… tuvimos suerte… ¡lo vimos!

Seguimos avanzando, hasta aquí la ruta es muy llana. Dejamos atrás los túneles y el puente de Los Rebecos donde una cabra se unió a nosotros, o mejor dicho, nosotros a ella y es que… “La cabra tira pal monte”. Llegamos a Los Collaos, un mirador en lo más alto de esta IMG-20151122-WA0019ruta (repleto de cabras, ¡que majas!) que dejará magníficas vistas. Si ya tienes un poquito de hambre, praderitas de césped para poder comer y echarte un ratito…

Descendemos manteniendo a la izquierda el río Cares que nos acompaña todo el camino, un descenso de unos dos kilómetros aproximadamente, hasta llegar a Poncebos, y regreso a Caín por el mismo camino. Esta vez se hará un pelín más pesado: hay que subir los dos km que antes descendimos.

Excursión para repetir

Aunque la ruta, a mi me parecer, es bastante sencilla por su llaneza, es recomendable utilizar un calzado cómodo de montaña (botas o zapatilla de trekking). Si quieres puedes acompañarte de bastones, te ayudará a evitar algún que otro resbalón XD.IMG-20151122-WA0016

¿Para mí? ¡Una experiencia magnífica que estoy deseando repetir! Espectacular sin duda. No obstante he de pedir alguna que otra disculpa, empecé a caminar…cogí mi ritmito, desconecté… y en ocasiones perdí a mi grupo…

Una pena que el lunes amaneciera nublado, ¡¡¡me quedé con ganas de más!!!

Al otro lado de la pantalla seguro que hay más de uno que ha probado esta ruta o alguna cercana, ¿nos lo contáis? La familia de Nunca fuimos de notable tiene ganas de crecer, ¡sumaos contando vuestras experiencias a sugerencias@nuncafuimosdenotable.es!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.