La Tortuga 12¡Hola! ¿Cómo estáis, compis de Nunca fuimos de notable? Nosotros encantados, ¡disfrutando del Otoño al máximo! Bueno, seamos sinceros, en su momento no teníamos muchas ganas de empezar el mes de septiembre, pero ahora ya metidos en faena no hay fin de semana que no pensemos en lanzarnos a la montaña.

Octubre está un poco guerrero en cuanto a lluvias… así que tenemos que afinar el olfato cuando planeamos día de escalada. El sábado día diez parecía querer asustarnos, pero no nos detuvo. Nos levantamos a las siete y emprendimos camino a La Pedriza. Una tortuga nos esperaba al final del camino ^^

La idea inicial era ir al Yelmo. Sin embargo, el objetivo cambió cuando una servidora abrió el pico.La tortuga 1 Nunca había probado la escalada de varios largos y el Yelmo igual no era el mejor sitio para iniciarse. De esta manera, quienes ya habían pisado las inmediaciones de La Tortuga “pedricera” vieron más óptimo llevarme allí.

A qué nos enfrentamos: Vía Asa (IV+)

Cuatro personas salimos rumbo al monte dicho sábado: Javi, Damián, Joaquín y yo. Los dos primeros ya la habían subido en primavera. Aquel día Fer y yo nos La Tortuga 3unimos para hacer escalada deportiva en las faldas de La Tortuga. Es el lugar ideal para llevar a amigos con ganas de instruirse en el encadene, pues proliferan las vías de tercer y cuarto grado, ¡y no son altas!

La vía que nos concierne en esta ocasión consta de cuatro largos y un tramo final que se concluye caminando. No era complicado salvo el primer largo, que a pesar de ser un quinto (“Necesidades quimiológicas”, catalogada como V-) se las traía por ser de adherencia. No olvidemos que nosotros somos de los que escalamos en El Vellón y en Patones…La Tortuga 2 nada que ver. Superada “Necesidades quimiológicas” continuamos por la Vía Asa.

Los metros escalados son unos 150 (aproximadamente). La sensación de altura es leve, superando barriguitas lo que ves bajo tus pies no es, ni mucho menos, un vacío paralizador. Las cabras se asomaban incrédulas ante el movimiento constante de aventureros a pie de roca. Seguro que en sus fueros internos se mofan de los humanos y de sus inventos creados para emular lo que ellas hacen con tanta naturalidad…

Recordatorio de maniobras con Javi de profe

Aunque yo soy una novata en este campo, mis tres acompañantes llevan tiempo averiguando sobre la materia, haciendo algún cursito y saliendo a practicar. No obstante, nunca sobran recordatorios a pie de vía sobre las maniobras habituales.

Yo iba a dejarme subir, básicamente. Mis neuras con el miedo a caer continúan pese a los esfuerzos. No iba con ánimo de infravalorarme por subir en top, iba con ánimo de experimentar algo distinto como parte de mi entreno mental.

La Tortuga 11

Lo inesperado era recibir una clase magistral de mano de mis amigos antes de ponernos manos a la obra. Entre lo aprendido cabe mencionar, por ejemplo, el aseguramiento al compañero. En deportiva, salvo casos La Tortuga 4excepcionales, siempre ves al escalador. Aquí, en numerosas ocasiones le pierdes de vista y hay que estar atentos a la tensión de la cuerda o a las indicaciones del compi en forma de gritos potentes por norma general.

Tampoco se me puede olvidar mencionar el nudo ballestrinque. Me encanta esta palabra, es muy sonora, ¿verdad? ¡Jajajaja! Aparte de sencillo es imprescindible, vaya. Cuando alcanzas la reunión resulta fundamental estar anclado de dos puntos. Este nudo es uno de ellos.

¡A la rica adherencia, oigan!

Como decíamos, se trata de cuatro largos y un tramo final muy sencilloLa Tortuga 5 que no requiere ir encordado. ¿El más difícil? El primero, con diferencia. Hasta que eres consciente del poder de tus gatos y de la inutilidad de tus manos. Esa es la clave en La Pedriza.

El segundo largo se deja subir sin dificultad. Avanzas prácticamente a cuatro patas. La dificultad se la dejamos a los primeros porque los alejes proliferan a partir de entonces. Subiendo de segundo llega un momento en este tramo en el que todo te parece igual. Subes y subes, notas la tensión en el tendón de Aquiles, procuras centrarte en lo que tienes delante de los ojos para no agobiarte y en menos de lo que canta un gallo alcanzas la reunión y respiras aliviado.  Lo que viene ahora es, todavía, más sencillo que lo anterior.

Paseíto por las alturas

El tercer largo consiste en una travesía, prácticamente un paseo por una repisa, si bien las sensaciones para alguien que va de segundo engañan, ¡os aviso! Y esas sensaciones son… ¡las mías! Me imagino La Tortuga 6avanzando sin seguros y probablemente la repisa se convierta en el paso hacia el infierno… no, en serio, es muy fácil, pero no te confíes y vayas corriendo cual cabra montesa porque vas para abajo.

El cuarto largo arranca con una grieta donde no podrás acomodar tus pies de gato en la posición habitual. Afortunadamente la grieta dura pocos metros y enseguida continuaremos con la tónica general de la vía: progreso obvio para, incluso, alguien falto de horas de trepar a sus espaldas.

Una advertencia: ante la ausencia de reunión (nosotros, al menos, no dimos con ella) montamos una utilizando los resaltes naturales. Si la localizáis compartid, ¡gracias!

El tramo final, un paseo, literal. Nada de ir a cuatro patas, es momento de erguirse y de volver a sentirse bípedo. Para bajar, tan simple como montar un rápel desde el cuello de La Tortuga. Tras los primeros veinte metros el resto se destrepa.

La Tortuga 8

Calificación final: excelente, una propuesta factible para los escaladores madrileños que quieran dar sus primeros pasos en vías de varios largos. Igual ya habéis tenido la oportunidad de ver el vídeo, pero para los que no, aquí tenéis el ascenso de Javi y Damián. Os entrarán unas ganas tremendas de subir y tocar con vuestras propias manos a La Tortuga de La Pedriza.

¿Alguna vía de varios largos sencilla pero entretenida para compartir? Enviádnosla a sugerencias@nuncafuimosdenotable.es y la publicaremos. En Nunca fuimos de notable hay espacio para todos, ¡os esperamos!

Fuentes:

Fotografías cortesía de Joaquín Azabal.

Guía “La Pedriza. Escalada deportiva”, ediciones Desnivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.