DSC_0014¡Volvemos!

Qué ganas teníamos de que hiciese calorcito para salir a hacer deportiva con más continuidad… y después de las últimas veces atrapados entre las placas y los bloques de La Pedriza era hora de recuperar lo que más nos gusta a los que Nunca Fuimos de Notable: los buenos cazos.

A la espera de que nos vacíen el embalse de El Vellón, bien merece la pena regresar al entorno del Pontón de la Oliva, que además de estar en la época más bonita del año tiene algunas zonas en las que no es necesario subir treinta metros para sentirse fuerte.

Patones es de esas zonas que imponen. Llegas al aparcamiento y a pocos metros vislumbras las enormes paredes del Pontón… acostumbrados a subir vías de no más de 15-18 metros, aquello es algo que impresiona. Aún recuerdo la primera vez que nos acercamos allí. Unos principiantes con ganas de descubrir sitios nuevos y comerse el mundo. Nuestra sorpresa fue mayúscula al comprobar que las reuniones de aquella pared estaban tan altas que ni siquiera osaban ponerse al alcance de nuestros ojos. Con las mismas nos colgamos el macuto y nos largamos a nuestro entrañable Vellón. DSC_0005

Decir que esas vías ya no nos impresionan sería mentir. Claro que lo hacen. Algunos de nosotros ya lo aceptan como algo normal tras haber probado la escalada de varios largos. Pero para otros, en proceso de adaptación al encadene, en fase de superación de miedos y en busca de motivación, pensar en subir esas vías de primero es un reto a largo plazo. Por eso hemos decidido coger soltura en un sector más amigable, “El sector de arriba”.

El sector de arriba para escalar más bajito

20150510_171512La mayoría de las vías de este sector no tienen nombre, pero juntas ofrecen un amplio repertorio de grados para gente como nosotros que, de momento, no nos podemos permitir subir séptimos. Hay una pared de cuartos maravillosa para reconciliarse con el encadene y calentar antes de buscar algo más exigente. Gracias a ellos he ampliado el número de metros subidos en las últimas semanas, volviendo a sentir lo que es disfrutar escalando dejando a un lado el miedo a caer o la incertidumbre de no saber si lo que te encontrarás en el tramo siguiente será20150515_202905 asequible. Son vías cortitas, de no más de cuatro o cinco chapas, aptas para llevar a amigos novatos.

También hay quintos entretenidos, con buenas manos, sí, aunque aquí lo que cuenta es aprender a subir los pies, porque los desplomes no abundan y la colocación es fundamental para seguir avanzando. Puede que algún aleje te haga sufrir, pero nada serio. Son ideales para coger confianza en uno mismo mientras observas la utilidad de entrenar con cierta periodicidad.

Sin embargo, lo que más abundan son las vías de sexto grado, casi todas 6a, 6a+, 6b… una buenísima oportunidad para proponerse retos ambiciosos, tanto para probarlas de primero como para subirlas en top y poner a prueba nuestras fuerzas. Javi nos sorprendió subiéndose un 6b+ bastante apetecible. Tanto es así que aquel día los otros cuatro que le acompañábamos (Joaquín, Fer, Iña y yo) no pudimos resistir la tentación de subirla de segundos. Parando y buscando manos, por supuesto, pero no descartamos añadirla a nuestros próximos logros antes de que acabe el verano 😉 Tengamos en cuenta que contábamos con el hándicap del calor extremo en esa tarde de domingo, que los síntomas de la alergia estaban haciendo estragos y que a las cinco de la tarde ya nos habíamos quedado sin agua… menos mal que llegó Iña para rescatarnos de la deshidratación, ¡gracias Iña!

Nuevas caras en Nunca Fuimos

DSC_0004En este último mes de visitas a Patones muchas han sido las personas que han decidido sacar provecho a la primavera: los ya mencionados Joaquín, Fer, Javi, Iña y una servidora. Damián se animó un día pero ya no ha aparecido en todo lo que va de mes de mayo… ¡vuelve! ¡Queremos verte sufrir! ¡Jajajaja!

También se han unido nuevos amigos como Luis, otro madrileño veinteañero aficionado a la montaña, especialmente al alpinismo. Quiere recuperar las buenas sensaciones de la práctica de escalada deportiva que un día tuvo la oportunidad de conocer. Luis apunta maneras de subir grados importantes, dentro de nada será él quien nos enseñe a nosotros cómo dejar de ser de aprobados y bienes raspados para dar el salto al estrellato de los notables, ¡estoy segura de eso!

Además de Luis, el 17 de Mayo tuvimos la enorme suerte de contar con dos mujeres enamoradas del deporte y de la montaña, Berta y Lourdes, maestras de Educación Física, ¡qué ilusión! Hay veces en las que echo de menos la presencia femenina, y desde luego en esta ocasión sólo puedo decir que fue una tarde estupenda.

DSC_0031

Venían protegidas por su “guardaespaldas personal”, Martín, un tipo cuyo hábitat natural es La Pedriza… imaginaos lo suelto que se sintió escalando en Patones, agarrando cazos y encadenando sin parar… ¡un máquina! Lourdes no se quedaba atrás. Empezaron mano a mano a encadenar vías y llegó un momento en el que dos escalaban y cuatro mirábamos atónitos el aguante de estos dos futuros escaladores de notable. Me quito el sombrero ante tal derroche de maestría, ¡sois una pasada!

El Tercer Tiempo

 En este trajín de gDSC_0011ente, de ir y venir de caras distintas cada semana desde mediados de abril, ha habido un factor común: el tercer tiempo, el tiempo de las cañas y de las raciones de patatas bravas en el Bar Manolo o en el Bar Melones, según el día. Repasando los objetivos cumplidos del día y los que están por llegar uno se siente genial, ¿verdad? Es la mejor forma de concluir un día entre amigos, compartiendo una misma afición en un entorno como Patones, de los lugares de Madrid que a mí más me gustan cuando se trata de respirar aire puro, escalar, sacar la réflex a pasear, ver a la primavera emerger con fuerza después de un invierno complicado…

¿Cuándo volveremos? No lo sé, espero que pronto, porque me quedan muchos proyectos pendientes allí. No puedo estar más agradecida a un sector como ese, el sector en el que comienza mi nueva etapa como escalDSC_0038adora después de una fase de miedos incontrolables e inseguridades. Un sector en el que he vuelto a sentirme la Cris de hace años, con muchas cosas que pulir todavía pero con ganas de hacerlo, que es lo importante. Y me temo que ya no voy a tener excusa para quedarme en casa, porque en Nunca Fuimos de Notable la motivación se ha apoderado de todos nosotros… de aquí solo pueden salir cosas buenas, ¿no?

Y vosotros, ¿cómo lleváis la primavera? ¿Habéis salido mucho? ¿En qué zonas estáis escalando? ¡Recomendadnos algo! Estamos ansiosos por escuchar propuestas nuevas sea cual sea el destino, en Nunca Fuimos de Notable estamos pensando en lugares nuevos para visitar en verano, así que ya podéis ayudarnos a crear esa lista… ^^

Un abrazo

2 comentarios

  1. Me gusta saborear y visitar blogs, aprecio mucho el contenido, el trabajo y el tiempo que ponéis en vuestro blog. Buscando en en la red he encontrado tu web. Ya he disfrutado de varios publicaciones, pero este es muy adictivo, es unos de mis temas favoritos, y por su calidad he disfrutado mucho. He puesto tu web en mis favoritos pues creo que todos tus posts son interesantes y seguro que voy a pasar muy buenos momentos leyendolos.

    • Cristina Aibar

      Muchísimas gracias, de verdad. Palabras como las tuyas nos recuerdan que no estamos solos en esta aventura. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.