Querido futuro:

No sé si estás escrito. Tampoco estoy segura de que alguien pueda leerte, intuirte, descifrarte. ¿Puedes escucharme? ¿Es el destino quien te definió? ¿O somos nosotros cada día, con nuestras decisiones?

Si ya estás definido, solo quiero dedicarte unas palabras. Te agradezco que hayas puesto en mi camino a tantas y tan generosas personas… Ignoro cómo lo has hecho, pero si hay algo de lo que no me quejo es de los grandes momentos que he pasado con cada una de ellas.

Más »