DCIM100GOPROMientras le damos tiempo al frío a que amaine, en Nunca Fuimos de Notable hacemos acopio de recuerdos pre-otoñales… ¡a ver si nos llega algo de calor de aquellos días! El verano nos dejó los barrancos oscenses difíciles de olvidar y a nuestra vuelta se hizo obligatorio buscar entornos que emulasen aquella maravilla pirenaica.

Javi, nuestro aspirante a guía de barrancos, nos propuso ir a Villalba de la Sierra para hacer el descenso del Río Júcar. Se trata de un barranco sencillito, sin rápeles ni tramos de dificultad reseñables… el neopreno y el casco que no falten, eso sí. Con doce personas (como íbamos nosotros, ¡en plan temerario!) igual le dais algo de vidilla a la ruta de un kilómetro y lográis alargar un descenso de media hora a horas haciendo el gamba en un paraje encantador.

Más »