¡Buenas! Os saluda Javi de nuevo ^^ Esta vez vuelvo para contaros mi reconciliación con el mundo del ciclismo tras años de odio silenciadoblanco_ainsapirineo_a_650_pix.

Como bien me recordaba mi amigo Iñaki hace unos días, hasta hace bien poco la bici y montar en ella eran un sufrimiento para mí, casi peor que correr. Sin embargo, ahora mismo estamos viviendo en Aínsa (Huesca). Aparte de ser un emplazamiento magnífico para la práctica del barranquismo (en sus alrededores hay más de 200 barrancos), de un tiempo a esta parte, concretamente desde 2011, se ha hecho famoso por la rehabilitación de antiguos senderos y caminos olvidados adaptados para la práctica de BTT, llegando a convertirse en la mejor zona de España para la práctica de este deporte y una de las mejores de Europa.

A toda la zona se la conoce como la Zona Zero y cuenta con más de 50 rutas (entre rutas oficiales y múltiples variantes) cuyos tracks podemos conseguir aquí.

Pero sigamos hablando de mí. Como decía, odiaba la bici, pero estando en esta zona me he visto en la obligación/necesidad de aprender a montar, porque aquí todo el mundo lo hace, es el deporte municipal.

recicletaLo primero fue hacerse con una bici que sirviera para la zona sin que se fuera de precio. Todas las candidatas que le proponía a mi amigo Jose eran “puta mierda” hasta que por fin dimos con una que podía merecer la pena: una Scott Genius. Aprovechando que estuve en Madrid bastantes días fuimos a por ella. Sin embargo, no pude estrenarla porque tenía que hacerle algunos arreglos y, subiendo a Huesca, hice una parada en Zaragoza para que la revisaran en Recicleta.

Habiendo cumplido con el primer requisito ya podía pasar al segundo: aprender a montar en bici. La última vez que monté en bici fue un día esporádico que me dio por ahí y tuvieron que venir a recogerme en coche porque era incapaz de llegar a casa (gracias Fer). La anterior a esa quizás hacía 17 años.

Estando aún en Madrid y a esperas de que me revisaran la bici, Jose me dejó la de su hermano para iniciar la pretemporada. Nuestra primera salida fue por la Dehesa de San Sebastián de los Reyes, subidas y bajadas por caminos y zigzags entre encinas. Me sirvió para darme cuenta de que no sabía girar con la bici. Para la segunda salida contamos con más gente. Iñaki, Borja y David se sumaron al pelotón y conseguí hacer 43 km, mi récord absoluto. Otra salida más por la dehesa de San Sebastián fue la tercera vez que lasin-titulo cogí. Aquí Jose, Iñaki, Joaquín y yo disfrutamos subiendo y bajando todas las cuestas de la zona y hasta me atreví con algún saltito.

Mi debut en “primera división” fue con Cris en el llamado “Circuito de saltos”. Se trata de una bajada que empieza a medio camino entre Aínsa y el Pueyo de Araguás que aprovecha un tramo del GR-19. Podríamos decir que es una variante de la Ruta 5 de las “Light”, aunque no viene referenciada como tal. El descenso empieza por una trialera de unos 200 metros y bastante estrecha, que de pronto se abre y da paso a una sucesión de dunas de margas de ambiente desértico muy peculiares y espectaculares.img_0131

En nuestra segunda salida por la Zona Zero tuvimos una acompañante de lujo, Marta, experta  en la zona, y nos llevó desde Boltaña hasta Guaso y de ahí descendimos por “Los Pacos”. Este descenso es una variante de la Ruta 1 o de la 3. Se trata de unos 600 metros de piedras y escalones por un pequeño sendero a través de bosque que pondrían a prueba nuestra habilidad con la bici. El dolor de manos y la tensión de los brazos son indescriptibles. A pesar de todo se comportó bien la bici.

img_0132La tercera y, de momento, última bajada que he probado ha sido la conocida como los “Badlands”. Se trata de un tramo parecido al “Circuito de saltos” a través de dunas de margas, pero esta vez circulando por la cresta de las mismas por zonas realmente estrechas y expuestas. De hecho creo que en muchas si no llevas bastante inercia es muy posible que acabes en el fondo del barranco. He de destacar que en la mitad del recorrido hay una gran rampa en la que, como no hagas bien los cambios y des pedales como si te fuera la vida en ello, te tocará subir empujando la bici, como a mí. Me resultó menos evidente que el “Circuito de saltos”, de modo que tuve que volver con Fer y Marta para probar detrás de ellos viéndoles bajar. Este es un tramo de la variante oficial de la Ruta 5.img_0137

Cuando cojamos más soltura prometemos subir vídeos de estas bajadas y otras nuevas que iremos probando y de las que os iremos informando. El odio hacia las dos ruedas va remitiendo lentamente, lo cual no quiere decir que me esté gustando, pero confío en que la confianza que vaya ganando con el tiempo juegue a mi favor.

¿Y vosotros? ¿Hacéis descenso? ¿Conocéis la Zona Zero? Contadnos vuestras experiencias, vuestras sensaciones. Seguro que nos ayudan a ir mejorando.

Un abrazo, os esperamos por aquí 🙂

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.